El Pintor del Alma.

A muy temprana edad, sentí una gran inclinación por el dibujo y la pintura, convenciéndome de haber nacido para la creación artística y, sobre todo, para indagar en el análisis de los rostros humanos.

Mi musa, Pepa Flores (Marisol).

Empecé a dibujar a los tres años, antes de aprender a leer o escribir y mi gran inspiración, desde la más tierna infancia, fue Pepa Flores. Su rostro, con un toque de melancolía y cierta tristeza, llamó poderosamente mi atención.

El retrato, mi especialidad

Me interesa captar el interior, la esencia y la luz de la persona que retrato.

ÚLTIMAS ENTREVISTAS

MI BIOGRAFÍA

Presentación del libro «Antonio Montiel, el pintor del alma», escrito por María Jesús Pérez Ortiz, en el Real Club Mediterraneo (Málaga).

«Lo que me interesa de Antonio Montiel es su capacidad para descubrir a través de su pintura los universos macros y micros. El retrato que hizo de mi hija Stela es un claro ejemplo de ello. En él están el tiempo detenido, mi hija en su edad eterna, la sonrisa pura, el instante del juego de la mirada. Detrás, una Málaga esbozada, casi misteriosa, silenciosa y sobre todo el cuadro derrama el alma de lo que se sabe perdido pero nunca olvidado».

Antonio Banderas

rocio jurado antonio montiel